viernes, 6 de mayo de 2016

356. CARTAS AL RATÓN PÉREZ Y AL HADA FATINA.


Nos días bonicos y bonicas,


Hoy os aviso que el post es largo. Pero os aseguro que valdrá la pena aguantar mi verborrea y mi gracejo un ratico. Venga, va, que sabéis que luego hago entradas más light e incluso con apenas texto (que sí, que sí, comprobadlo vosotros mismos si acabáis de llegar a este blog).

Si sois papás o tenéis cerquita niños de entre 5 y 7 años aproximadamente, este post os puede resultar la mar que gratificante. Porque podréis tener un detalle diferente con ellos y os los vais a meter en el bolsillo ipso facto!

Para despedir la semana os dejamos una cosica que sé que os gusta mucho... ¡¡Descargables gratis!!. O como lo llaman los modernos "freebies". Pero antes de que os lancéis hacia adelante en este post, contened el ansia unos minuticos y dejadme que os cuente algo. 

Mi hija lleva unos meses cambiando los dientes de leche. Ya llevamos tres dientes caídos y además, cuando los definitivos ya estaban a medio salir por detrás. Vamos, que parecía un tiburón con dos filas de dientes (malamadresoy, lo sé, pero es que me río de todo...gracias a dios). Si no es porque la niña es mona, pecosa, blanquita de piel y pelo marrón oscuro, os aseguro que daba miedo verla reír (o llorar, que pal caso es lo mismo porque muestra hasta la campanilla de la boca cuando hace una cosa u otra).

En fin, que ella ya tiene su kit del Sr. Pérez al completo (más información pinchando aquí). Pero a la mañana siguiente de caérsele el último diente, descubrimos que no había venido el Sr. Pérez esa noche. No, no, no.

Si no que la había visitado ¡¡el Hada de los Dientes!!. ¡¡Había restos de polvo de hadas por el suelo y todo!!. Y además, le había dejado una carta muy bonita y unas pegatinas 3D que brillan en la oscuridad y con las que estamos creando un cuento muy bonito a base de pinturas y texto. Porque no hay nada más emocionante que crear nuestras propias historias y leerlas al irnos a dormir.



¡Ay! ¿Por dónde iba?... ¡Ah! ¡Sí!. Pues nada. Que "sorpresivamente" esa noche nos visitó el hada y mi hija daba saltos de alegría de pensar que un hada había estado tan cerquita de ella, y no se había enterado. ¡¡Y eso que había dormido con las manos bajo la almohada para notar cualquier movimiento!!. Pero nada. Debe ser que las hadas nos visitan cuando estamos tan profundamente dormidos, que ni nos enteramos.

Esta breve introducción (los que me conocen bien saben que no me enrollo nunca - léase en tono irónico-), viene al hilo de presentaros a nuestros dos nuevos personajes. El Ratón Pérez y el Hada Fatina.

Que para decorar una lámina o como en este caso, para crear una carta dirigida a estos entrañables protagonistas, quedan muy bonitos.



Nuestros niños podrán rellenar la carta, presentada a modo de tarjeta y dejarla debajo de su almohada junto con su diente, a la espera de tan ilustres visitas. Además, será un recuerdo bonito para cuando se hagan mayores, ¿No creéis?.

Así es cómo nos han quedado a nosotros las guinda-cartas-tarjetas.






¿A que están bonicas del tó?.

Según he leído, los niños pueden estar hasta los 12 años perdiendo piezas dentales de lecheMás o menos cuando aparecen los molares
¿Por qué entonces dije al principio que este post era altamente recomendado para niños de 5 a 7 años?. Pues básicamente porque por desgracia cada vez es más habitual que nuestros niños pierdan la bendita inocencia años antes de los que lo hacíamos hace 30 años o más. 

Yo soy de las que me gustan que la magia y la inocencia invadan mis días , ya no sólo los de mi hija (yo todavía estoy buscándolas, que una cosa es lo que a una le gusta, y otra lo que consigue jajajaja)
Pero a veces me pregunto hasta qué punto es bueno. 
En el caso de mi hija, más pronto que tarde sus amiguicos le quitarán la venda de los ojos con una crueldad sinceridad terrible (Ratón Pérez, Reyes Magos, Santa Claus,...), y ella podría sentir que no puede fiarse de su madre porque le esconde la realidad y la hace sentir vergüenza por su ignorancia... En fin, ya me preocuparé más adelante de este punto...

Retomando el hilo, te digo, que si quieres una cartica molonga para tu niño/a, sobrino/a, o allegado/a, sólo tienes que pinchar en la opción que necesites, descargarte el PDF en tu ordenador e imprimirlo en la impresora de casa. Yo lo he hecho en cartulina, pero un simple folio (A4) puede servir perfectamente. Eso sí, recuerda siempre elegir la opción de impresión a dos caras y presta atención al sentido en el que colocas el folio para la impresión de la segunda cara.

¡¡Listo!! ¿A que ha merecido la pena? jejejejejejejeje






Esperamos de corazón que os sirva este regalico que os hace La guinda de ima, así, por la patilla, por lo majos que sois, porque nos gustan los niños (con patatas ji ji ji ji) y porque nos gusta compartir. 
Nunca pedimos nada, pero está claro que nos haría inmensamente felices que compartiérais este post con vuestras amistades y que estas cartas llegaran a más niños.
También podéis compartirlo a través de nuestra publicación en nuestra página de Facebook. Es gratis, indoloro y de seguro que los papás te lo agradecerán.

Y si queréis contarnos vuestra experiencia en casa o queréis comentarnos cualquier cosica, ya sabéis que podéis encontrarnos en laguindadeima@gmail.com y en las RRSS.

Un besico, ¡¡salaos!!

Diseños e imágenes propiedad intelectual de La Guinda de ima ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...